Capitulo 7: Evolución de la historia

41_Atrio acuarela

Entre otros notables personajes que ayudaron al desarrollo de la cartuja de Val de Cristo, podemos citar a:

Don Pedro Padiolo, elegido prior en 1402 en su priorato se comenzaron las obras del claustro e Iglesia Mayor acaecieron las muertes de Doña María de Luna (26 diciembre de 1406) y Martín de Sicilia (1409) y fueron donados al monasterio los lugares de Altura y Alcublas (mayo 1407).

Don Bonifacio Ferrer, hermano de San Vicente Ferrer que fue elegido General de la Orden el 23 de junio de 1402 tras la muerte de su antecesor Don Guillermo Raynaldo a cuyo cargo renunció en el Capitulo General de 1410, renuncia que se vió obligado a anular por orden del Papa Benedicto XIII mediante dos Bulas, con fecha 16 de mayo y 18 de junio de 1410, en las cuales les ordena se incorpore nuevamente al desempeño de su alta jerarquía en la Orden y le faculta para que pudiese congregar Capitulo General en la Cartuja española que eligiese. Su elección recae sobre la Cartuja de Val de Cristo, en la que que a partir de 1410 residirá Don Bonifacio Ferrer y en la que se realizarán 6 Capítulos Generales.

En este mismo año de 1410 murió el fundador y protector de esta casa el Rey Don Martín, quedando la cartuja sumida en una mala situación económica, la cual se ocupó de subsanar Don Bonifacio, obteniendo nuevas rentas, privilegios y haciendo que se reconociesen las anteriores, con lo cual se pudieron continuar las obras del claustro e Iglesia Mayor, refectorio, capitulo,…etc, que por entonces estaban en marcha.

Don Bonifacio Ferrer moría el 27 de abril de 1417, siendo el primero en ser enterrado en el cementerio del claustro mayor que había sido terminado en 1415.

Don Francisco Maresme: elegido prior el 5 de mayo de 1425, en cuyo periodo se mandó hacer la sillería del coro, para esta casa de Val de Cristo, con maderas traídas de Flandes y llegadas a Valencia en enero de 1426. También en su priorato se emprendieron obras por cuenta de particulares como lo fue el retablo de la Iglesia Mayor, la capilla dedicada a San Nicolas, obispo, a Santa Catalina y a Santa Barbara, la capilla de San Antonio, y la capilla fundada bajo la invocación de San Andrés Apostol, Santa Ursula y Santa María Egipcia.

Don Bernardo Fornos: fue elegido prior el 12 de diciembre de 1435, y durante su priorato destaca que en el Capitulo General de 1442 se desmembraron de la provincia de Cataluña, las cartujas de El Paular, las Cuevas, la de Aniago y la de Miraflores que pasaron a constituir la provincia de Castilla, quedando en la de Cataluña las Cartujas de Scala-Dei, Portacoeli, Montealegre, Val de Cristo y la de Mallorca.

Don Luis Mercader: fue elegido prior de Val de Cristo el 28 de marzo de 1489 y durante su gobierno hizo labrar la capilla de las Almas que estaba dentro del cementerio y la capilla de Santa Magdalena. Fue embajador del Rey Fernando el Católico en Roma ante el Papa Alejandro VI en 1499 y de este viaje se trajó la extraordinaria pieza del Cristo de mármol que se sitúo en el Capítulo. En 1513 se hizo Inquisidor General de toda la corona de Aragón.

Don Francisco Marqués: durante su gobierno (1552-1567) realizó un Brevario, obra básica para el estudio de la Cartuja de Val de Cristo, pues en ella se recoge las distintas donaciones y privilegios reales y papeles, y otras donaciones y herencias hechas a este convento desde su fundación hasta la fecha en que fue escrito, y que se hallaban en el archivo de Val de Cristo.

Don Juan Bellot: fue elegido prior de Val de Cristo en dos ocasiones, de 1576 a 1581 y en 1593 a 1599, durante su gobierno se levantaron las masías de Uñoz y Cucalón y la enfermería del convento.

Don Luis Mascarell: elegido prior en 1604, durante su gobierno, pasó la Cueva Santa a posesión del Obispo de Segorbe, Don Feliciano Figueroa, y del Vicario de Altura, esto sucedió el día 14 de junio de 1608, la Cueva Santa había pertenecido al convento desde la donación de Martín I, fechada el 1 de enero de 1407, de las baronías de Altura y Alcublas.

Don Enrique Tristani: durante su gobierno (1633-1638) se realizó la reforma de la Iglesia Mayor instituyéndose el estilo gótico por el barroco, obras llevadas a cabo por el arquitecto Martín Dorinda, también se realizó el nuevo retablo para la Iglesia Mayor por el escultor Miquel Orliens.

Don Joaquín Alfaura: desempeñó el oficio de prior desde 1662 a 1666, mando construir el cimborrio, cuyas capitulaciones se dieron en 1664, comenzando la obra al año siguiente, obra que realizó el maestro albañil Juan Claramunt, y que costó 900 libras. También realizó el nuevo campanario situado a la parte de la epístola en la Iglesia Mayor.

El Padre Alfaura: realizó numerosos escritos relativos a la Orden Cartuja entre ellos destacamos “Historia o anales de la Real Cartuja de Val de Cristo, fundación de los muy altos Reyes de Aragón D. Pedro y D. Martín, su hijo”

Gregorio Mascarell: prior de Val de Cristo de 1693 a 1697, durante su gobierno se terminaron las obras de la enfermería y bótica y se hizo un lugar destinado a carpintería y otro a herrería.

Fray Joaquín Vivas: aunque no desempeñó cargo de Prior en esta Cartuja en la que profesó el 1 de enero de 1755 después de haber permanecido 11 años de donado, es imprescindible citarlo por la importancia que tiene para el estudio de esta casa su obra “Fundación de la Real Cartuja de Val de Cristo por los magníficos y piadosisimos Reyes D. Pedro IV, sus hijos, D. Juan II, D. Martín I, Doña María de Luna y D. Martín de Sicilia, hijo de éstos”

D. José Tomas Ferrer: elegido prior de 1703 a 1712 y posteriormente en 1720. Durante su priorato acaeció en España la guerra de sucesión y ante la subida de Felipe V al poder, habiendo sido partidarios los monjes del Archiduque Carlos, se vieron éstos obligados a abandonar el monasterio durante cuatro meses, para evitar así las posibles represalias y la destrucción de la Cartuja.

D. José Palomar: prior desde 1738 hasta 1753, año este en que ordenó se realizase el nuevo retablo de la Iglesia de San Martín, cuyo coste fueron 330 libras.

D. José Pastor: elegido en 1788, participó en el primer Capitulo General de la “Nueva Congregación de Cartujas de España” celebrada en el monasterio de El Paular el 2 de julio de 1798, Capítulo General en el que quedó constituida la cartuja de Val de Cristo como “Casa capitular y sede del definitorio para siempre”. En el Capitulo General de 1794 celebrado ya en Val de Cristo, fue elegido Primer definidor de Cataluña. Durante estos dos Capítulos Generales se elaboraron las normas jurídicas por las que había de regirse la nueva congregación.