Capítulo 1: La Orden Cartuja

Giuseppe Camerata (grab.)  y Gabriele Mattei (dib.)

En el medievo europeo aparece un nuevo tipo de monasterio: La Cartuja. Esta nueva institución que unía la vida ermitaña y la cenobítica en un ámbito, tiene lugar gracias a la fundación en el año 1004 por San Bruno de la Orden Cartuja.

La primera casa de esta Orden se localizó cerca de Grenoble, en los montes “Cartuxa” y sus componentes fueron además de San Bruno, cuatro clérigos: Laudino, Esteban de Bourg, Esteban de Die y el capellán Hugon y dos legos: Andres y Guavino. El desarrollo de esta Orden fue escaso en los siglos XII y XIII, pero tuvo un gran florecimiento en los siglos XIV y XV.